El mundo levanta las sábanas con cantos de felicidad y éxtasis histérico. Por fin, por fin, claman las masas, defensoras de la sanidad y la coherencia. Ahora el mundo será un lugar mejor, proclaman. Tenemos un gobierno títere teledirigido desde lugares más poderosos, pero lo verdaderamente importante es esto. Poder entrar en los bares y que no nos huela la ropa. Y salvarnos del cáncer. Porque esto nos libera a todos definitivamente del cáncer. No han de ser ninguno de los otros factores de riesgo, la alimentación es saludable, el CO2 es una maniobra de distracción, no se ha demostrado todavía que los circundantes wifis y 3G’s tengan una incidencia directa en el cáncer o las migrañas crónicas, así que el mayor problema de salud pública debe ser que unos adultos elijan comprar un producto legal y consumirlo. Por descarte. Quien fuma es un enfermo. Un apestado. No caben matices. Se es o no se es. Exactamente igual al alcohol. Otro producto legal que debería ser abolido. La prueba: los críos emborrachándose en los parques. Por sus abusos debemos eliminar el alcohol. Ser sommelier es un cuento chino para beber gratis. No existe una “cultura” al respecto. Nadie disfruta bebiendo, ni fumando. ¿Quién puede apreciar matices en algo intrínsecamente malo? ¿Quién se cree que un vino tiene matices a frutos del bosque y cuero? Quien bebe es un borracho. Quien fuma, un enfermo. Sin distinciones. Esto no es un ataque a la libertad de nadie. Es para defender nuestros derechos. Un fumador no tiene derechos, porque yo tengo prevalencia. En un local cerrado y en un parque. Y que den gracias. Esto no son derechos. Derecho es lo que tengo a ver series gratis en internet. Derecho es lo que tengo a que Hacienda me devuelva dinero. Eso son derechos. Y por supuesto, la ley Sinde y la antitabaco no tienen nada que ver. Una está hecha para limitar el espacio personal del usuario, criminalizarlo simplemente por ejercer un derecho legítimo. La otra está hecha para que pasemos por caja antes de ver series y películas.

And off we go to a new world.

Anuncios